¿Por qué tenéis que ver «Una Joven Prometedora»?

Hace unos días se otorgaron los famosísimos premios Oscars, en los que entre las películas nominadas nos encontramos a la que nos atreveríamos a llamar una de las películas más rompedoras de los últimos años. Una joven prometedora cuenta la historia de Cassie, una chica que todos los fines de semana finge estar muy borracha en discotecas con el fin de vengarse de los chicos que buscan aprovecharse de ella. Pero esta película no es solo una ‘Rape and Revenge’, sino más bien una crítica a la cultura de la violación, incluyendo a los cómplices de este sistema.

Toda esta poderosa trama está acompañada de una magnífica estética ochentera en tonos neón acompañada de vestuarios color pastel que acentúan el mensaje que se intenta transmitir. Y como si fuera poco, a esto se le une una banda sonora compuesta casi en su totalidad de versiones de nuestras queridísimas canciones pop de los 2000 perfectamente pensadas para cada escena. 

Una de las mejores escenas se encuentra casi al final de la película, cuando vemos a Cassie salir de un coche con un increíble look compuesto de un disfraz de enfermera ‘sexy’ y el pelo teñido de azul y rosa mientras suena una aterradora versión en violines de la canción ‘Toxic’ de Britney Spears, creando una de las escenas más poderosas y temibles que hemos visto en muchos años. 

A pesar de que podríamos estar horas hablando de todos los espectaculares componentes de esta película creemos que, Una joven prometedora, tanto por su cargado mensaje reivindicativo muy del movimiento #MeToo y por su súper ‘purpurinosa’ paleta de colores y banda sonora, todos deberíamos ver. 

Artículo por Sara Arbelaez