Wes Anderson: un fetichista del color y de la simetría

Si echamos un breve vistazo a los grandes directores de los últimos años, descubrimos a un demente de la estética visual llamado Wes Anderson, conocidos por películas como ‘El Gran Hotel Budapest’ o ‘The Royal Tenenbaums’. Para hablar hoy de Anderson, decidimos desde Purpurina Magazine hacer una pequeña sesión de fotos inspirada en su cine, pero sobre todo en sus dos características principales: la simetría y el color. 

©El Gran Hotel Budapest

Para Wes Anderson, el color es un personaje más de las películas, dándole una relevancia estética inigualable y sirviendo como un recurso idóneo para definir a los personajes y a la misma película. Cada uno de sus filmes tiene una paleta de colores concreta que se respeta a rajatabla y se utiliza con completa precisión en los momentos y lugares adecuados; y aunque los tonos varíen en cada película, hay tres factores que nunca faltan: los colores primarios, la saturación y el brillo. Pero una de las cosas más interesantes de su uso del color es que pinta con colores alegres y llamativos películas que no lo son, distorsionando el uso del color tradicional en el cine sin perder sus características narrativas. 

Paletas de colores

Para nuestra sesión, nos hemos inspirado especialmente en la paleta de colores utilizada en ‘El Gran Hotel Budapest’, conformada principalmente por tonos violetas, rosas, rojos y azules. En el caso de esta película, la alta saturación que se le da a la paleta de colores crea una ambiente muy poco realista con el característico tono absurdo del guión, factor que también hemos querido recrear. 

Paleta de colores El Gran Hotel Budapest

Por otro lado, otro pequeño «TOC» que posee el director es el de la simetría, y esto no es solo un decir; si nos ponemos a medir todos los planos de sus películas nos encontramos con composiciones perfectamente simétricas y equilibradas, saliendo del completo placer visual el elemento o personaje en el que se centra la escena. Para realizar nuestra versión, uno de los aspectos más complicados y a lo que más tiempo invertimos fue comprobando que la foto fuera totalmente simétrica, algo donde el director suele recrearse.

Simetría ©The Royal Tenenbaums

 El último recurso andersoniano en el que nos inspiramos fue en el uso de planos cenitales. En estos la cámara se encuentra desde un ángulo perpendicular al suelo, es decir, totalmente arriba de lo que se muestra, y su finalidad es enseñar los objetos y bodegones que plagan el cine del director.  

Planos cenitales

Aunque podría estar todo el día justificando la superioridad de Wes Anderson, espero que tanto las fotos como este artículo sean suficiente para que le hagáis un gran favor a vuestros ojos viendo por lo menos alguna de sus preciosas películas, muchas de ellas disponibles en Disney Plus.  Os dejamos a continuación nuestra versión inspirada en las obras de Anderson.

Sara Arbelaez.