Las hadas de invierno

Muchas leyendas cuentan que, cuando caen las primeras nieves, los días se vuelven grises y la niebla cubre cada rincón de los bosques. Es entonces cuando las hadas de invierno pueden mimetizarse con el entorno y salir de su largo letargo. Escondidas tras los árboles o mirando su bello reflejo en los lagos, tal vez si tienes suerte podrás observar a alguna de ellas. Pero deberás mantenerte en completo silencio, si no quieres que desaparezcan para siempre.

A pesar de que el solsticio de primavera fue el pasado domingo día 20 de marzo, hemos querido esperar al cambio de hora y al paso al horario de verano para enseñaros estas fotos. Ahora, amanecerá y atardecerá más tarde, y las hadas de invierno, darán paso a las hadas de verano, cediéndoles la flor blanca como testigo.

Fotografía por Mar de Garrido

Staring Juliana Villa Ricci