El vestuario de ‘Muerte en el Nilo’ de un millón de dólares

La adaptación de la novela de Agatha Christie ha contado con Paco Delgado al frente del diseño de vestuario. Aunque la estatuilla al mejor vestuario se la llevó ‘Cruella’, los 160 trajes confeccionados para la película no se han quedado atrás.

Con un presupuesto de un millón de dólares, Paco Delgado no ha escatimado en los trajes de la élite de los años 30 que lucen los personajes en la película. Unos catorce personajes principales con una docena de looks cada uno.

«Los años 30 fueron un periodo increíblemente moderno en lo referente a moda, mucho más que los conservadores años 40»

Paco Delgado
‘Muerte en el Nilo’ (Kenneth Branagh, 2022)
Carole Lombard

El diseñador español, originario de Lanzarote, se inspiró para la elección del vestuario de Linnet Doyle, mujer de Poirot, principalmente, en la moda parisina y en las revistas Vogue francesas de la época, además de emulando el estilo de famosas actrices de Hollywood como Carole Lombard, Marlene Dietrich o Audrey Hepburn (de ahí el estilo ‘old Hollywood’ que luce la protagonista).

En los años 30 se vivía el momento de mayor glamour hollywoodiense, donde las siluetas se afinaban, la seda se popularizó y gracias a ello aparecieron elegantes vestidos más frescos, con movimiento e incluso drapeados. El canon de belleza femenino está a la orden del día, y se estilaban las grandes divas con cejas muy delgadas.

Delgado buscaba que el vestuario fuera muy pasional, al igual que la trama: «La ropa muestra esa sensualidad latente, porque en esta historia todo el mundo está en un triángulo o alguna relación amorosa», explica. «Egipto de por sí es sensual, veremos la piel porque es caluroso, el sudor, el viento pega los vestidos a los cuerpos, telas vaporosas…».

Jacqueline de Bellefort en ‘Muerte en el Nilo’ (Kenneth Branagh, 2022)
Linnet Doyle con el diamante en ‘Muerte en el Nilo’ (Kenneth Branagh, 2022)

Sin embargo, hay un detalle muy importante, la joya de la corona del vestuario. La luce Gal Gadot en forma de collar: un diamante Tiffany de 128 quilates.

Esta pieza fue llevada por primera vez por la Sra. E. Sheldon Whitehouse en el Tiffany Ball de 1957, pero lo popularizó haciendo su primera aparición cinematográfica Audrey Hepburn, quien lo mostró en ‘Desayuno con diamantes’ en 1961.

“Por razones de seguridad (y por la naturaleza de la trama) Tiffany & Co hizo varias réplicas para esta producción. El nivel de vigilancia con que se protege el original es extraordinario” cuenta Delgado.

Este diamante amarillo fue adquirido por Charles Lewis Tiffany en 1878 por 18.000 dólares. Una joya con historia que, además de la actriz que da vida a la mujer de Poirot, sólo Lady Gaga y Beyoncé han podido llevar este accesorio en las últimas cinco décadas.

Artículo por Mar de Garrido.